Madre Tierra con todos mis sentidos te venero y Te doy gracias por tanta belleza. Eres nuestra casa donde vivimos y donde hemos de morir. Tu flora y fauna, qué maravilla, Tan majestuosa, divinidosa, Cómo que no pides nada a cambio, pero debemos corresponderte porque “Manos Que Dan Reciben”. Debemos cuidarte y respetarte. Cuánta pasión manifiestas, Cuánta ternura, por eso te defiendo y quiero que nadie te haga daño.